¿Por qué es importante tomar agua?

Nuestros cuerpos están formado por alrededor de 60% de agua, algo que convierte a este elemento en algo muy importante para nuestras vidas. Aquí vamos a mostrar algunos beneficios para la salud que se consiguen al beber mucha agua.

Tal como lo dice la publicidad de las grandes marcas de agua purificada: “El agua es necesaria para vivir”. A continuación listaremos algunas de las razones más importantes.

El agua ayuda a maximizar el rendimiento físico

Si no te mantienes hidratado, el rendimiento físico puede sufrir. Esto es particularmente importante durante el ejercicio intenso o con mucho calor.

La deshidratación puede tener un efecto notable si se pierde tan poco un 2% del contenido de agua de su cuerpo. Sin embargo, no es raro que los atletas pierdan hasta un 6-10% de su peso de agua a través del sudor.

Esto puede conducir a que la regulación de la temperatura corporal se vea alterada causando una reducción de la motivación, el aumento de la fatiga y hacer que el ejercicio se siente mucho más difícil, tanto física como mentalmente.

Por lo tanto, si se ejercita intensamente y tiende a sudar, debe mantenerse hidratado puede ayudar a rendir mejor.

El cerebro está influenciado por el estado de hidratación.

Los estudios muestran que incluso una leve deshidratación (1-3% del peso corporal) puede afectar a muchos aspectos de la función cerebral.

En un estudio de mujeres jóvenes, una pérdida de líquidos del 1,36% después del ejercicio hizo que se deteriorara tanto en el estado de ánimo y la concentración de los pacientes como el aumento de la frecuencia de los dolores de cabeza.

Muchos otros estudios, que van desde estudios entre niños o ancianos, han demostrado que la deshidratación leve puede afectar el estado de ánimo, la memoria y el rendimiento del cerebro.

Beber agua puede ayudar a tratar los cálculos renales

Los cálculos urinarios son masas dolorosas de cristal mineral que se forman en el sistema urinario. La forma más común son los cálculos renales, que se forman en los riñones. El aumento de la ingesta de agua parece disminuir el riesgo de formación de cálculos renales.

Beber agua puede ayudar a prevenir y tratar las cefaleas

El agua a veces puede ayudar a aliviar los síntomas de dolor de cabeza, especialmente en las personas que están deshidratadas.

La deshidratación puede provocar dolores de cabeza y migrañas en algunas personas. Varios estudios han demostrado que el agua puede aliviar los dolores de cabeza en los que están basado en la deshidratación. Sin embargo, esto parece depender del tipo de dolor de cabeza. Un estudio concluyo que el agua no tiene efecto sobre la frecuencia de los dolores de cabeza, pero redujo la intensidad y la duración en cierta medida .

Beber más agua puede ayudar a aliviar el estreñimiento

El estreñimiento es un problema común, que se caracteriza por deposiciones poco frecuentes y dificultad para defecar. El aumento de la ingesta de líquidos se recomienda a menudo como parte del tratamiento, y hay una cierta evidencia para apoyar esto.

Beber mucha agua puede ayudar a prevenir y aliviar el estreñimiento, sobre todo en las personas que generalmente no beben suficiente agua.

Agua en el cuerpo

I. El agua en el cuerpo humano: contenido y distribución

El agua es el principal componente del cuerpo humano; se distribuye por todo el cuerpo, en todos los órganos, dentro de las células y entre ellas.

I.1. Contenido de agua en el cuerpo humano

I.1.1. Contenido total de agua en el cuerpo

El agua representa de media el 60% del peso corporal en los hombres adultos, y el 50-55% en las mujeres (EFSA 2010; IOM 2004). Esto significa que, en un hombre de peso medio (70 kg), el contenido de agua corporal es de unos 42 litros.

Este valor medio varía entre individuos, principalmente por las diferencias que existen en la composición del cuerpo: mientras que el contenido de agua en la masa corporal magra es constante en los mamíferos, con un 73%, los tejidos adiposos (la grasa corporal) tienen sólo un 10% de agua (Peronnet et al. 2012; Sawka et al. 2005; Wang et al. 1999). Así pues, la masa relativa a la grasa corporal influye directamente en la cantidad total de agua del cuerpo. Esto explica la influencia de la edad, el sexo y la forma física en el contenido total de agua en el cuerpo: las mujeres y las personas mayores tienen un menor contenido total de agua en el cuerpo, debido a que su proporción de masa magra es menor. En cambio, los atletas tienen un contenido total de agua corporal relativamente alto (IOM 2004; Marieb y Hoehn 2007; Watson et al. 1980).

I.1.2. Contenido en agua de los distintos órganos

El agua se distribuye por el cuerpo y los órganos. El contenido en agua de los distintos órganos depende de su composición y varía desde un 83% en la sangre hasta sólo un 10% en los tejidos adiposos (Figura 1).

Figura : Composición en agua de los tejidos y órganos por peso

Figura 1. Composición en agua de los tejidos y órganos por peso. 

Adaptado de Pivarnik y Palmer 1994. 

I.1.3. Distribución entre los compartimientos del cuerpo

El agua se distribuye por el cuerpo entre dos compartimientos principales: intracelular y extracelular. El compartimiento intracelular es el mayor, y representa aproximadamente dos tercios del agua corporal. El compartimento extracelular, que representa aproximadamente un tercio del agua corporal, incluye el líquido plasmático y el líquido intersticial (Armstrong 2005; Marieb y Hoehn 2007) (Figura 2). El líquido plasmático y el líquido intersticial tienen una composición electrolítica similar, donde los iones más abundantes son el sodio y el cloruro (IOM 2004; Marieb y Hoehn 2007; Robertson y Berl 1996).

También contienen agua otros compartimentos, tales como la linfa, el líquido ocular y el líquido cefalorraquídeo, por ejemplo. Estos compartimentos componen un volumen relativamente pequeño de agua, y suele considerarse que forman parte del líquido intersticial (Marieb y Hoehn 2007).

Figura 2. Distribución del contenido total de agua en el cuerpo entre compartimentos. 

I.2. Absorción y distribución del agua en el cuerpo

Tras ser ingerida, el agua es absorbida por el tracto gastrointestinal. Entra en el sistema vascular, va a los espacios intersticiales, y es transportada a cada célula (Figura 3). El agua intracelular supone el 65% del contenido total de agua en el cuerpo.

El agua se mueve libremente por el compartimiento intersticial y se desplaza a través de las membranas de las células por unos canales específicos de agua, las acuaporinas. Los intercambios de líquidos entre compartimentos están regulados por presión osmótica e hidrostática, y flujos de agua de acuerdo con los cambios en la osmolaridad de los líquidos extracelulares (Marieb y Hoehn 2007).

La reserva de agua corporal se renueva a una velocidad que depende de la cantidad de agua ingerida: cuanto más bebe una persona, más rápido se renueva el agua corporal. Para un hombre que beba 2L de agua al día, una molécula de agua permanece en el cuerpo 10 días de media, y el 99% de la reserva de agua corporal se renueva en 50 días (Peronnet et al. 2012).

La renovación del agua corporal es determinada por el agua ingerida, que reemplaza las pérdidas constantes que afronta el cuerpo. Esto permite mantener el equilibrio hídrico corporal.

Original en: H4H

Métodos más comunes de purificación del agua

Existe más de una manera efectiva de purificar el agua. A continuación mencionamos cuáles son los métodos comunes de purificación del líquido elemento.

Calor.-El agua en ebullición durante por lo menos un minuto se ve libre de cualquier tipo de microorganismo incluyendo bacterias, virus y hongos. Un dato interesante: el sabor algo atípico que adquiere el agua hervida, puede desaparecer si traspasamos el agua de un envase a otro de forma repetida o añadiendo una mínima cantidad de sal a por lo menos un litro de agua hervida.

Procedimientos químicos.-El calor puede lograr esterilización, pero cuando no es posible someter el agua al calor necesario, pueden emplearse sustancias químicas para lograr no una esterilización, pero sí una efectiva desinfección. Los principales agentes químicos empleados para desinfectar el agua son el cloro y el yodo, esto debido a su efectividad y a que no son excesivamente caros.

Tanto el cloro como el yodo son efectivos para desinfectar agua estancada pero se desaconseja su uso para agua obtenida de lagos, manantiales y ríos, la cual contiene microorganismos resistentes a estos dos elementos químicos.

Uso del cloro para purificar el agua.-La forma más práctica y sencilla de emplear el cloro para la purificación del agua es mediante la lejía, la cual es hipoclorito de sodio. No es necesario comprar ningún producto en especial, la lejía casera que se utiliza como blanqueador puede utilizarse para desinfectar el agua.

Los especialistas en salud recomiendan emplear por litro de agua, 10 gotas de lejía cuando es al 1%, 2 gotas cuando está entre 4 a 6% y una gota cuando la lejía tiene una concentración de 7 a 10%. Para los casos en los cuales se desconoce la concentración, la regla general es emplear 10 gotas.

Una vez aplicada la cantidad de yodo necesaria, es necesario esperar por lo menos 30 minutos para que pueda desinfectar el agua.

Uso del yodo para desinfectar el agua.-El yodo que es común en la mayoría de botiquines domésticos, puede emplearse para desinfectar el agua. La tintura de yodo al 2% sirve perfectamente para este propósito siendo necesario colocar 5 gotas por cada litro de agua. Cuando el agua es turbia o se sospeche de alta contaminación, es necesario añadir el doble de gotas, es decir 10 y dejar que actúe durante 30 minutos.

¿Cuántos vasos de agua deben tomarse al día?

Comúnmente se dice que una persona debe beber no menos de ocho vasos de agua al día. Curiosamente, este consejo no nació de algún estudio realizado en humanos, sino más bien realizado en roedores. En el año 1933 se hizo una investigación que pretendía obtener algunas conclusiones acerca de la hidratación en roedores y a partir de allí se extrapoló una aparente conclusión válida para humanos.

Hoy se sabe que la mayoría del agua que el organismo necesita, se obtiene a través de los alimentos: vegetales, frutas, sopas, etcétera. Desde esta perspectiva, no es necesario ingerir los mencionados ocho vasos diarios. De hecho, la mayoría de expertos concuerdan en que deberíamos guiarnos por la sensación de sed, la cual es un excelente indicador acerca de nuestro estado de hidratación. En otras palabras, debemos beber agua cuando sentimos sed.

Otro indicador valioso acerca de nuestro estado de hidratación es el color de la orina. Los profesionales en el campo de la salud sugieren que si percibimos que el color de la orina es amarillo, es probable que estemos experimentando un periodo de deshidratación y por lo tanto, necesitamos recuperar líquidos.

Adicionalmente, se sabe que beber ocho vasos de agua al día, no aporta ningún efecto beneficioso para la salud; por lo menos ninguno que la ciencia haya podido medir hasta ahora. Lo que sí se sabe, es que los requerimientos de agua pueden variar enormemente entre individuos. Muchas personas pueden transpirar profusamente durante el día y por lo tanto necesitan rehidratarse con más frecuencia que quienes no lo hacen.

En todo caso y a manera de conclusión, si bien es cierto que beber ocho vasos al día no tiene ningún efecto comprobado a favor de la salud, tampoco ejerce ningún tipo de perjuicio y basándose en esto, hay quienes prefieren hidratarse constantemente bebiendo la mencionada cantidad de agua o incluso más.

Éstas son las presas más importantes de México

México tiene más de 4000 presas en todo su territorio. A continuación pasaremos revista a las presas más importantes de México según su capacidad de almacenamiento y a su atractivo turístico (datos obtenidos del Instituto nacional de estadística y geografía de México).

Presa El Caracol.-Esta presa se encuentra localizada encima de un impresionante cañón localizado en la Sierra de Teloloapan, en el estado de Guerrero. El Caracol tiene una impresionante cortina de agua de 126 m y cerca de 50 km de longitud.

Presa El Humaya.- Es una presa bastante interesante localizada en Sinaloa (puerto La Chutama). Esta presa también es conocida como presa Presidente Adolfo López Mateos y es un frecuente destino turístico en el cual se practica la pesca y caminatas.

Presa La Amistad.-Esta presa se encuentra localizada aproximadamente a 23 km de Ciudad Acuña en Coahuila. La mencionada presa tiene también un valor simbólico: fue edificada en el año 1969 para representar el fortalecimiento de los lazos de amistad entre los Estados Unidos de Norteamérica y México, siendo de este hecho que toma su nombre.

Presa Las Adjuntas.-También conocida como presa General Vicente Guerrero. Esta presa se encuentra situada en el Estado de Tamaulipas.

Presa Aguamilpa.- Esta presa está situada en el estado de Nayarit y fue inaugurada en el año 1993. Está considerada como una de las presas más altas en Latinoamérica con una altura total de 187 m.

Presa Temascal.- El nombre oficial de esta presa es presa Presidente Miguel Aleman y está localizada en el estado de Oaxaca. Es una presa popular por quienes practican la pesca deportiva y cuenta con una capacidad de 8119 hm³.

Presa El Infiernillo.-Esta presa está situada entre tres municipios: Churumuco, la Huacana y Arteaga en el Estado de Michoacán, abarcando también el municipio de Coahuayutla en Guerrero. Se emplea para propósitos hidro-energéticos y de regadío.

¿Cuántos litros de agua hay en el mundo?

Para muchas personas resulta sorprendente el dato de que la tierra es prácticamente un planeta acuático. En efecto, más de un 70% de nuestro planeta está cubierto por agua. Sin embargo, en comparación con el volumen del planeta, la cantidad de agua que recubre la superficie representa una película bastante delgada y no obstante, gracias a esto es posible que exista la vida en nuestro planeta azul.

Los potentes telescopios y radiotelescopios vienen buscando desde hace algunos años planetas con agua, algo que hasta el momento no ha rendido frutos (aunque ahora se sabe que Marte tiene agua, poca, pero existe). Desde esta perspectiva, el planeta tierra sigue siendo único, por lo menos en lo que respecta a nuestros actuales conocimientos astronómicos.

Del total de agua en la tierra, la gran mayoría es agua salada y representa el 97.5 por ciento del agua (agua marítima). El agua dulce sólo representa un 2.5 por ciento y está localizada principalmente en los polos, en concreto en los glaciares, ya que hasta donde se sabe, la mayor fuente de agua dulce está congelada.

El agua contenida en los mares ocupa un volumen de 1 370 000 000 km3 mientras que en la corteza terrestre encontramos 60 000 000 km3 del líquido elemento.

Hay que tener en cuenta que el agua en nuestro planeta no está quieta, constantemente está sufriendo cambios de estado: se precipita, se condensa, se evapora, filtra, etcétera. Por lo que las cifras que representan los porcentajes de agua en las diferentes fuentes de nuestro planeta son solo promedios aproximados.

La cantidad de agua existente en el mundo en litros está representada por una cifra bastante larga: 1.260.000.000.000.000.000.000 litros o lo que es lo mismo, 626 millones de billones de galones. Los seres humanos consumimos durante un año aproximadamente entre 12,500 a 14,000 millones de metros cúbicos de agua o si lo queremos ver por persona, estamos hablando de 9000 m³ por cada habitante de la tierra.

Áreas del mundo con más escases de agua

Hay millones de personas en todo el mundo que no tienen acceso al agua, o, si tienen acceso, el agua no puede ser utilizada. Alrededor del 70% de la superficie de la Tierra está cubierta de agua y solo el 3% de esta cantidad es en realidad agua dulce que es apta para el consumo humano. Alrededor de dos tercios del agua está escondida en los glaciares congelados y no está disponible para nuestro uso.

Según WWF, cerca de 1,1 millones de personas en todo el mundo carecen de acceso a agua, y un total de 2,7 mil millones se encuentran con escasez de agua durante al menos un mes del año.

El agua potable es escasa y hay millones de personas en todo este globo que se pasan el día entero en busca de ella. Sin embargo, las personas que tienen acceso a agua potable limpia y segura dan por sentado este elemento y no lo usan correctamente.

Causas de la escasez del agua

La escasez de agua puede ser debido a la escasez de agua y a la escasez económica de agua. La escasez de agua física se refiere a una situación en la que los recursos hídricos naturales son incapaces de satisfacer la demanda y la escasez económica de agua de una región es el resultado de la escasez de recursos de gestión del agua.

¿A qué zonas afecta?

 La mayoría de las poblaciones afectadas por la inseguridad de agua viven en países en desarrollo. En concreto, existe escasez física de agua en:

  • Norte de África
  • Oriente Medio
  • India
  • Asia Central
  • China
  • Chile
  • Sudáfrica.

El África subsahariana es una de las regiones más afectadas en cuanto a los problemas de desarrollo relacionados con el agua. Los países de esta región gastan un promedio del 12 por ciento de sus presupuestos de salud en el tratamiento de la diarrea, una enfermedad transmitida por el agua. Además, en un día típico más de la mitad de los pacientes hospitalizados en estos países sufren de enfermedades transmitidas por el agua.

Los más afectados

Las mujeres y los niños son los más afectados por la falta de seguridad del agua. Todos los días tienen que caminar muchos kilómetros hasta la fuente de agua más cercana, que a menudo no es segura para beber. Este es el tiempo que podría ser utilizado para tareas críticas para el desarrollo, como la educación, el trabajo y el cuidado de sus familias.

Además, la sociedad humana está íntimamente conectada con el medio ambiente, y nuestro consumo de agua no es una excepción. La contaminación del agua, la eutrofización, la hipoxia y la pérdida de humedales son todas las formas con la que los humanos pueden dañar al medio ambiente. Sin embargo, los seres humanos también pueden hacer algo bueno para el medio ambiente ya que podemos reciclar y hacer agua limpia, podemos recargar los acuíferos, y podemos preservar los ecosistemas de agua dulce en estas zonas tan gravemente dañadas.

¿De dónde viene el agua?

El agua potable proviene de una de dos fuentes: las aguas subterráneas o superficiales.

El agua subterránea

El agua subterránea se origina a partir de la precipitación que cae en forma de lluvia o nieve y se filtra en el suelo, llenando los espacios abiertos, o en el espacio de los poros, dentro de las capas de arena o grava (formaciones) debajo de la superficie de la tierra. Bajo el suelo hay una zona de saturación donde el subsuelo está completamente saturado con agua. Las capas de arena y grava en esta zona saturada se llaman acuíferos.

Un acuífero es una formación geológica que contiene agua en cantidades suficientes para producir el agua de un pozo. El pozo bombea agua a la superficie, donde la compañía de agua lo trata para asegurarse de que es segura para beber. Se bombea a un tanque de almacenamiento y a la demanda por el cliente, fluye a través de tuberías de distribución hacia el hogar del cliente y en última instancia a la llave de paso. Aproximadamente dos tercios de los residentes del mundo obtienen su agua potable de las aguas subterráneas.

El agua superficial

El agua superficial también se origina a partir de la precipitación. La precipitación alcanza la superficie terrestre y se recargan los ríos, lagos, humedales y otros cuerpos de agua superficial directamente. El agua es bombeada desde la masa de agua a una planta de tratamiento y, a continuación sigue el mismo camino que el agua subterránea hacia el consumidor.

El ciclo del agua

Existe una cantidad limitada de agua en el planeta. El agua en la tierra se utiliza una y otra vez. El ciclo del agua o ciclo hidrológico, es el movimiento continuo del agua de mar que pasa por el aire y después cae en forma de precipitación a la tierra y luego de vuelta al océano en un patrón cíclico. El calor hace que el agua superficial se evapore y pase a las capas altas del cielo donde se empieza a condensar y cae por su propio peso de nuevo a la tierra, formando un ciclo.

El Transporte de agua

Para la salud y la seguridad pública, el agua es tratada antes de que llegue a su grifo. El tratamiento del agua consiste en la eliminación de impurezas del agua no apta para el consumo humano. Esta agua puede fluir desde una fuente de agua superficial, o puede ser bombeada desde un acuífero.

Sistemas de distribución

Hay dos tipos principales de sistemas de suministro de agua: tubos y botellas de agua. Tanto suministrar agua potable desde la fuente hasta su casa.

A través de tuberías

El agua del grifo se desplaza desde un sistema de tratamiento de aguas municipales pública o privada hasta el grifo gracias a una serie de tubos transporta el agua de la tubería de su casa.

Agua embotellada

Muchas marcas de agua embotellada obtienen el agua de un sistema de agua municipal o de un manantial natural. El agua embotellada puede someterse a purificación adicional para su posterior venta.

Utilizar un filtro de agua vs. comprar agua purificada

Muchos de nosotros estamos interesados en conocer los diferentes tipos de agua que existen en la actualidad y de esta forma poder escoger aquel que más se ajuste a nuestras necesidades personales y presupuesto. Por este motivo, en el artículo de hoy vamos a hablar acerca de las diferencias que tiene el agua filtrada en casa con el agua embotellada.

Las grandes diferencias entre el agua filtrada y la embotellada

El agua embotellada, debido a varios factores, claramente no es una alternativa más sana y pura para el agua del grifo. Además, el agua embotellada es exageradamente cara si se compara con el coste por litro que tiene el agua del grifo. Si uno está escogiendo entre el agua del grifo y agua embotellada, el agua del grifo es claramente más económica, y, en muchos casos, la opción más saludable. A pesar de esta afirmación, el agua del grifo no se queda exenta de problemas.

Las preocupaciones sobre temas relacionados con la calidad y la seguridad del agua corriente que provocaron el crecimiento de la industria del agua embotellada están todavía presente hoy en día.

El agua del grifo no está libre de contaminantes peligrosos

La solución más reciente e innovadora a los problemas de la baja calidad del agua se ha producido gracias a la introducción de los denominados filtros de agua.

Los filtros de agua proporcionan la mejor y más saludable solución a los problemas que tienen tanto el agua embotellada como el agua del grifo, por lo que son utilizados por miles de personas en todo el mundo para mejorar la calidad del agua que beben.

Los filtros mejoran la calidad del agua

Los filtros de agua eliminan más contaminantes peligrosos que cualquier otro método de purificación, ya que están diseñados exclusivamente para trabajar con agua tratada por la municipalidad. El agua que produce no está sujeta a la contaminación que normalmente esta agua de ciudad tiene, y que son capaces de eliminar incluso parásitos que se encuentren en el agua potable, una hazaña que ni las plantas de tratamiento de aguas municipales ni las compañías de agua embotellada han logrado.

El agua filtrada es mucho más económica

Un punto muy importante es que beber agua filtrada es una práctica mucho más económica que beber agua embotellada. El producto agua pura de un filtro de agua cuesta un poco más que agua del grifo. Además, debido a que los filtros de agua no utilizan más energía de la que ya se requiere para impulsar el agua a través de sistema de plomería de una casa, vamos a poder impedir varios de los problemas ambientales de la industria del agua embotellada.

Visto estos puntos, podemos decir que hoy en día simplemente no hay mejor elección a la hora de escoger agua que elegir la pureza y poco costosa agua filtrada. Por esta razón, es muy recomendable empezar a utilizar agua filtrada en nuestro lugar con la que no sólo vamos a poder ahorrar dinero sino que también ayudaremos a preservar el medio ambiente.

Cómo cuidar el agua, uno de los recursos más valiosos del mundo

Nuestras fuentes de agua están en constante riesgo de contaminación debido a los acontecimientos que se producen de forma natural y de la contaminación producida por los hombres. Muchas organizaciones y gobiernos locales formulan políticas para reducir la contaminación del agua, y existen muchos programas de tratamiento de agua de las personas que habitan en las ciudades. Nosotros, como individuos, podemos tomar muchas medidas en nuestra vida privada para proteger nuestros recursos hídricos.

Conocer las leyes de agua locales

Familiarizarse con la ley de aguas limpias de su localidad y averiguar las normas de calidad del agua de su fuente de agua potable es muy importante para empezar a cuidar el agua, ya que podemos conocer los mínimos establecidos por ley. Obtener información acerca de las amenazas a sus fuentes de agua locales mediante la lectura de la evaluación del agua local emitido por su municipio.

Involucrarse con las actividades de protección del agua donde vive

Ir a reuniones públicas acerca de la planificación urbana y la nuevas construcciones en la localidad donde vive es una forma muy eficaz de tener mayor conocimiento a los cambios que pueden causar problemas de contaminación en el agua. Haga preguntas acerca de cómo estos problemas afectan a sus fuentes de agua, específicamente acerca de los planes para prevenir la contaminación del agua. Participar en actividades locales que controlan los contaminantes del agua también puede ser muy útil para ayudar a reducir la contaminación.

Evitar la contaminación de fuentes de agua en su vida personal

Esta es la forma más sencilla con la que puedes reducir la posibilidad de la contaminación en tu hogar, ya que vas a tener un control absoluto acerca de todos los productos que puedes utilizar en tu casa. Algunos ejemplos de cómo podemos mejorar nuestra vida personal son los siguientes.

Evitar pesticidas

No utilizar pesticidas o fertilizantes en el césped y el jardín. Este tipo de productos pasa al agua subterránea contaminándola considerablemente y que puede llegar a causar grandes problemas a la comunidad.

Utilizar transporte público

Viajar en el transporte público en lugar de en su propio coche siempre que sea posible, ya que las emisiones de dióxido de carbono finalmente terminan en nuestras fuentes de agua.

Reciclar en nuestro hogar

Reciclar y reutilizar el plástico, aluminio, vidrio y aceite de motor para evitar el derrame tóxico de estos elementos pueda llegar al suministro de agua y causar grandes problemas a la salud.

Comprar productos con una mayor calidad y durabilidad

Evitar el desperdicio mediante la compra de productos hechos con materiales duraderos y resistentes. También es importante comprar aquellos productos con el mínimo o ningún empaque.

Reducir la cantidad de agua utilizada en nuestras casa

Conservar el agua y la energía cerrando del grifo y apagando las luces cuando no se necesitan. Salvar a los árboles y papel imprimiendo en ambas caras del papel, y utilizar el correo electrónico en lugar de papel cuando sea posible.

Todos estos consejos te van a ayudar a reducir considerablemente la cantidad de agua que gastas.